Ombliguismo

26 septiembre, 2012

(Había algunas ideas pendientes de la etapa anterior a los noguerismos, redactadas del guionista para el dibujante, y tal cual las recuperamos, más que sea por no desperdiciar el esfuerzo del que esto prescribe)

Aprovechando una historia que me contaron sobre una persona que tenía un grado de estreñimiento tal que el ombligo le olía chungo, se me ocurrió que podíamos continuar la serie, después de El artista del hambre y El artista del trapecio, y llamarlo El artista de las ganas de cagar (o El artista de la mierda), en el que una persona no caga durante un tiemo determinado y el ombligo le hiele y le sutura liquidillo.

Había pensado que incluso una persona le da por el culo para ver si finalmente el zurullo le acaba rompiendo lo que es la cicatriz del ombligo, pero igual eso de “te empujo la moñiga” está muy visto.